Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 29 de enero de 2022

EL ENGAÑO DE LA “MISA DE 1962” NO MERECE NI UNA MARATÓN DE ROSARIOS

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
   
La Nueva Misa Latina de 1962 (alias “Extraordinaria”) representada arriba (celebrada en la mesa Novus Ordo de la catedral de la Magdalena en Salt Lake City, Utah), frecuentemente indistinguible de la Nueva Misa de 1969 oficialmente proclamada por Benedicto XVI Ratzinger en 2007 ser la Misa “Ordinaria” de la Secta Conciliar.
La Nueva Misa Latina no es una verdadera Misa porque es simulada por presbíteros conciliares no ordenados, y ciertamente no es la Misa Latina TRADICIONAL.
Con toda verdad, litúrgica, doctrinal y moralmente, la Iglesia Conciliar no es la verdadera Iglesia Católica.
   
«Queridos Padres de TRADITIO: Por favor uníos a nosotros para una Maratón de Rosarios por la Misa Latina [sic] en Chicago. Estaremos orando por la plena libertad de la Misa Latina [sic] en la archidiócesis [conciliar] de Chicago, especialmente a la luz de las recientes restricciones del cardenal [conciliar] Cupich. Nuestro mensaje para Cupich será: “¿Por qué está persiguiendo a los fieles católicos? Como católicos [sic] en Chicago y el área circundante, simplemente deseamos orar y asistir a la Misa Latina [sic] en la manera en que tantos Santos han hecho”. 28 de Enero de 2022» (Desde Chicago, Illinois).
    
RESPUESTA DE LOS PADRES DE TRADITIO: Lo sentimos, no podemos aceptar vuestra invitación a participar de esto.
   
No creemos que vosotros seáis fieles Católicos como decís, sino que, si os dais cuenta, sois miembros no de la Iglesia Católica, sino de la Iglesia Conciliar del Nuevo Orden creada en 1964 en el Anticoncilio Vaticano II. En este conciliábulo, que niega la liturgia, doctrina y moral de la Iglesia Católica, del cual Cupich afirma autoridad y que vosotros estáis obligados a apoyar por ser miembros de la Antiiglesia. Aparentemente, no estáis protestando eso.
    
La sacrílega Nueva Misa Latina de 1962 no es la Misa Latina TRADICIONAL. No es la Misa usada por los Santos. De hecho, la Nueva Misa Latina fue pergeñada desde 1951 hasta 1962 para ser un puente para el Novus Ordo de 1969, un servicio inválido protestantizado. Aparentemente, vuestra maratón no está protestando eso.
    
En 1968, la Iglesia Conciliar os privó del sacerdocio Católico al adoptar el Nuevo Ordinal protestantizado. Por ende, aun si vuestros presbíteros-ministros usan la dudosa Misa de 1962, es ciertamente inválida por defecto de un sacerdote. Aparentemente, no estáis protestando eso.
    
Tenemos también que preguntar qué rosario estáis usando: el Rosario Católico Tradicional, representando los 150 Salmos del Salterio Católico Tradicional, o el Nuevo rosario conciliar con sus cinco misterios “New Age” adicionales, inventados en 2002.
   
Asumimos que la mayoría de vosotros sois ignorantes de estos hechos porque no habéis hecho vuestra tarea. Estáis dependiendo de la excesiva propaganda de una iglesia corrupta y su clero protestantizado, que litúrgica, doctrinal y moralmente NO es la Iglesia Católica verdadera (tradicional). Os recordaremos este Domingo en nuestro Divino Oficio TRADICIONAL y en las Misas Latinas TRADICIONALES celebradas por verdaderos sacerdotes, y oraremos por vuestra iluminación, para que podáis convertiros a la verdadera (tradicional) Fe, Misa, Sacramentos, Doctrina y Moral Católica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)