Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 20 de enero de 2022

EL JUICIO SOBRE LA GRAN BABILONIA

Lamento sobre el castigo a la Gran Babilonia (Miniatura de Herrada de Landsberg OSB. Hortus Deliciárum, c. 1175-1196, folio 258 verso).
    
«Y despues de esto vi descender del cielo a otro ángel, que tenia potestad grande; y la tierra quedó iluminada con su claridad. Y exclamó con mucha fuerza, diciendo: “Cayó, cayó Babilonia la grande; y está hecha morada de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de todas las aves asquerosas y abominables: por cuanto todas las naciones bebieron del vino irritante o venenoso de su disolucion; y los reyes de la tierra estuvieron amancebados con ella; y los mercaderes de la tierra se hicieron ricos con el precio de sus regalos o exceso del lujo. Y oí otra voz del Cielo, que decía: “Los que sois del pueblo mío, escapad de ella, para no ser participantes de sus delitos, ni quedar heridos de sus plagas. Porque sus pecados han llegado hasta el cielo pidiendo venganza [1], y Dios se ha acordado de sus maldades. Dadle a ella el retorno que os ha dado ella misma; y aun redobládselo según sus obras: en la taza misma con que os dio a beber, echadle al doble. Cuanto se ha engreído y regalado, dadle otro tanto de tormento y de llanto, ya que dice en su corazón: ‘Estoy como reina sentada en solio; y no soy viuda, y no veré duelo’. Por eso en un día sobrevendrán sus plagas, mortandad, llanto y hambre, y será abrasada del fuego; porque poderoso es el Dios que ha de juzgarla”. Entonces llorarán y harán duelo sobre ella los reyes de la tierra, que vivieron con ella amancebados y en deleites, al ver el humo de su incendio; puestos a lo lejos por miedo de sus tormentos, dirán: “¡Ay, ay de aquella gran ciudad de Babilonia, de aquella ciudad poderosa! ¡Ay, en un instante ha llegado tu juicio! Y los negociantes de la tierra prorumpirán en llantos y lamentos sobre la misma, porque nadie comprará ya sus mercaderías; mercaderías de oro y de plata, y de pedrería y de perlas, y de lino delicado, y de púrpura y de seda. y de escarlata o grana, (y de toda madera olorosa, y de toda suerte de muebles de marfil y de piedras preciosas, y de bronce, y de hierro, y de mármol, y de cinamomo o canela) y de perfumes, y de ungüentos olorosos, y de incienso, y de vino, y de aceite, y de flor de harina, y de trigo, y de bestias de carga, y de ovejas, y de caballos, y de carrozas, y de esclavos, y de vidas de hombres o de gladiadores. ¡Oh Babilonia!, las frutas sabrosas al apetito de tu alma te han faltado [2], todo lo sustancioso y espléndido pereció para ti, ni lo hallarás ya más”. Así los traficantes de estas cosas, que se hicieron ricos, se pondrán lejos de ella por miedo de sus tormentos, y gimiendo y llorando, dirán: “¡Ay, ay de la ciudad grande, que andaba vestida de lino delicadísimo, y de púrpura, y de grana, y cubierta de oro, y de piedras preciosas, y de perlas; cómo en un instante se redujeron a nada tantas riquezas!”. Y todo piloto, y todo navegante del mar, y los marineros, y cuantos trafican en el mar, se pararon a lo lejos, y dieron gritos viendo el lugar o el humo de su incendio, diciendo: “¿Qué ciudad hubo semejante a esta en grandeza?”. Y arrojaron polvo sobre sus cabezas y prorumpieron en alaridos llorando y lamentando decían: “¡Ay, ay de aquella gran ciudad, en la cual se enriquecieron con su comercio todos los que tenían naves en la mar; cómo fue asolada en un momento!”. ¡Oh cielo!, regocíjate sobre ella, como también vosotros, ¡oh santos apóstoles y profetas!, pues que Dios condenándola ha tomado venganza por vosotros (os ha hecho justicia). Aquí un ángel robusto alzó una piedra como una gran rueda de molino, y arrojóla en el mar, diciendo: “Con tal ímpetu será precipitada Babilonia la ciudad grande, y ya no parecerá más. Ni se oirá en ti jamás voz de citaristas, ni de músicos, ni de tañedores de flauta, ni de clarineros: ni se hallará en ti artífice de arte alguna; ni tampoco se sentirá en ti ruido de atahona; ni luz de lámpara te alumbrará en adelante; ni volverá a oirse en ti voz de esposo y esposa: en vista de que tus mercaderes eran los magnates de la tierra, y de que con tus hechizos anduvieron desatinadas todas las gentes. Al mismo tiempo se halló en ella la sangre de los Profetas, y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra”». (Apocalipsis de San Juan, cap. XVIII. Versión de Mons. Félix Torres Amat).
  
NOTAS
[1] En este mundo nunca los justos vuelven mal por mal; pero allá en el Cielo se alegrarán y alabarán la justicia con que el Señor castiga a los impíos (Psalm. LVII. v.11). En este lugar, como en otros de la Escritura, no se manda o desea, sino que se anuncia lo que ha de suceder.
[2] Se acabó el tiempo de tus placeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)