Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 25 de enero de 2022

MONJAS MEDIÁTICAS, EL MÁS RECIENTE PASO DE LA DEMOLICIÓN DE LA VIDA RELIGIOSA

Traducción del artículo publicado por Therese Marie Parker para TRADITION IN ACTION.
   
Con la innovación de la internet y el crecimiento de las redes sociales, se abrió una nueva puerta  a las monjas para rechazar aún más sus formas tradicionales de ser y abrazar la modernidad.
   
Teniendo la aprobación oficial e incluso el apoyo de la Iglesia Conciliar, las monjas y hermanas religiosas han dado de mano con las reglas tradicionales de modestia y discreción. Siguiendo el aggiornamento (adaptación al mundo moderno) progresista, ellas han abrazado las redes sociales, y alegan que su nueva apertura es un medio para “evangelizar” y para promover vocaciones religiosas.
  
Las “monjas mediáticas”, como se las conoce en internet, incluyen hermanas progresistas, muchas enclaustradas e incluso monjas tradicionalisras. Usualmente los conventos tienen cuentas “oficiales” en redes sociales, mientras las monjas tienen sus propias cuentas personales. Las religiosas de nuestros tiempos publican vídeos de música y bailes, selfies, fotos grupales, “vlogs” (vídeos e imágenes de su vida como monjas), tendencias de Tik Tok, como también “insights” personales (reflexiones personales, poesía, etc.), “estética” y todo lo intermedio a esto.
    
Todo el espectro de monjas modernas comparten su vida en línea; hacen de todo desde bailar y selfies (arriba) hasta posar sentimentales con muestras de belleza y piedad (abajo).
   
Por la cantidad de “me gusta” y seguidores que estas monjas reciben, creo que muchos católicos, incluidos tradicionalistas, no ven problema con las mujeres religiosas presentando en línea su vida privada. Muchos están complacidos con encontrar monjas en redes sociales, considerando su presencia un medio efectivo y legítimo para que las mujeres consagradas promuevan la vida religiosa y la Fe.
    
En realidad, lejos de ser una manera inofensiva para que las monjas “se expresen a sí mismas” y para “inspirar vocaciones religiosas”, aun las “monjas mediáticas” más inocuas y serias están sirviendo a la Revolución en la destrucción post-conciliar de la vida religiosa.
   
La adaptación al mundo moderno es peligrosa
Las “monjas mediáticas” pretenden que compartir en línea fotografías y vídeos de ellas mismas es una forma inofensiva de promover la vida religiosa. «¿Ves cuán atractiva hacemos parecer la vida religiosa? ¿Ves cuántas vocaciones están surgiendo? ¿Ves cuán piadosas nos vemos, pero cuánta diversión tenemos?».
   
Cuando una mujer religiosa se presenta a sí misma o a su vida religiosa en línea a todo el mundo, ella no promueve su vocación o la Fe, sino a sí misma. Sus seguidores ven su belleza o su piedad y alaban su apariencia piadosa en vez de la vocación religiosa en sí. Otros piensan: «Mira cuán felices y divertidas son sus vidas». La vida religiosa aparece como una larga fiesta de amor con Jesús.
   
Antes del Vaticano II, las chicas eran atraídas a la vocación religiosa sin necesidad de fotografías y vídeos para hacerla parecer “divertida” o “romántica”. ¿Por qué? Porque en esos tiempos, la vocación religiosa era entendida como un tipo de holocausto, un sacrificio total de sí por amor a Dios. Las monjas eran escondidas del mundo y serias en sus modos.
    
Cuando la seriedad es remplazada por la apertura al mundo moderno, aparece un nuevo tipo de monja, una absorbida en sí misma y sus propios sentimientos y apariencia. Esta es una de las razones por la que muchas vocaciones se pierden, como Nuestra Señora del Buen Suceso advirtió que sucedería.
   
Una ruptura con la conducta religiosa tradicional
Habiéndose entregado a Cristo como Sus Esposas con los votos solemnes de Castidad, Pobreza y Obediencia, las religiosas solían seguir reglas estrictas de modestia. Ellas se escondían del mundo y de cualquier ocasión potencial de pecado.
   
En las órdenes contemplativas, como las carmelitas, se mantenían reglas estrictas de clausura. Muchas monjas contemplativas vestían largos velos sobre sus rostros cuando estaban en el exterior o recibían visitas. Los visitantes –incluso parientes cercanos– eran recibidos en locutorios que tenían una cortina de gruesas barras metálicas (rejas) que los separaban de las monjas. Esto porque la vocación religiosa era concebida como una ruptura con el mundo.
    
Cuando se desarrolló la fotografía, las órdenes religiosas insralaron reglas estrictas sobre la toma de fotos. Muchos conventos no permitían la fotografía en absoluto; otros permitieron que se tomen fotos solo para uso personal dentro del convento.
     
Tenemos fotos de monjas, como Santa Teresa de Lisieux, porque su convento permitió fotos privadas que eran reveladas al público más tarde. Agradecemos tener estas imágenes, pero esta introducción de las cámaras en los conventos ya era una concesión a la Revolución en la Iglesia.
   
En el pasado, incluso cuando las religiosas eran fotografiadas, ellas mantenían un espíritu de gran seriedad y humildad. Ellas no hacían poses ridículas o caras tontas, ni asumían expresiones teatrales de piedad sentimental, no blandían su belleza, o mostraban signo alguno de superficialidad.
   
Las monjas de clausura guardaban la modestia velando sus rostros y con rejas (arriba); las fotos de las religiosas eran privadas y serias (abajo).
    
El fenómeno de las “monjas mediáticas” se opone completamente al antiguo espíritu comendable de modestia y sacralidad. En vez de la sacralidad, entra la superficialidad; en vez de la humildad, el deseo de mostrarse; en vez de la mansedumbre de la Virgen, la osadía de la mujer moderna; en vez de la oración y la contemplación, la obsesión por ser admiradas; en vez de llevar almas al Cielo, la introducción del mundo en la vida conventual adoptando las actitudes, bailes y música del mundo moderno so pretexto de “convencer” a otras jóvenes sobre cuán divertido es ser monja.
  
La presencia de religiosas en las redes sociales es un gran avance en la Revolución en la Iglesia que destruye el carácter contemplativo, sacrificial y serio de las monjas tradicionales.
  
Pidamos a la Santísima Virgen inspirar un retorno al recogimiento y sacralidad del pasado que reinó en los conventos y monasterios para que las vocaciones religiosas regresen nuevamente a lo que deberían ser. Que esta seriedad y espíritu de holocausto sirvan como el cimiento para reconstruir la vida religiosa en el Reino de María.
   
Nuestra Señora será el modelo para las religiosas en el Reino de María
   
______________________
    
Para algunos ejemplos de “monjas mediáticas” en Instagram, por favor mirar abajo (Ver especialmente sus “cortos”):
  • @sorselfie - 57K seguidores. Religiosas de Jesús María en Medellín, Colombia.
  • @irmasamiraipscj - 52,2K seguidores. Instituto Hermanitas del Sagrado Corazón de Jesús en Maranhão, Brasil.
  • @irmagreicemaria - 40,1K seguidores. Monasteiro Ain Karim en Jacareí, Brasil.
  • @ir.acleciacdp - 12,3K seguidores. Consagrada de la Comunidad Casa de la Paz María de Nazaret en João Pessoa, Brasil.
  • @ir.mileniamaria_cmc - 10,3K seguidores. Congregación de las Misioneras de Cristo en Jundiaí, Brasil.
  • @ipscj_timon - 7K seguidores. Misión Nuestra Señora Rosa Mística en Timon, Brasil.
  • @sister_allison - 4,4K seguidores. Hijas de San Pablo en Massachusetts, Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)