Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 15 de agosto de 2022

DEL SÍNODO DE WURZBURGO, ANTECEDENTE DEL Synodalesweg ALEMÁN

Elementos tomados de KATHOLISCHES (Alemania), y CATHOLIC CONCLAVE.
   
Paralelos al Camino Sinodal.
LA IGLESIA Y EL SÍNODO DE WURZBURGO: UN NUEVO LIBRO HABLA DE AQUELLA ÉPOCA
   
Una sesión del Sínodo de Wurzburgo (1971-1975).
  
Hoy, el proyecto de reforma de la Iglesia Católica en Alemania se llama Camino Sinodal. Hace medio siglo ya existía algo parecido: el Sínodo de Wurzburgo. Un nuevo libro retoma temas centrales de la asamblea.
  
¿En qué creen realmente los cristianos y qué pueden esperar? Una pregunta legítima en tiempos de crisis como estos. ¿Cómo puede ser hoy exactamente “una confesión de fe en estos tiempos”?  Un trabajo de dos volúmenes con este título, ahora publicado por Herder-Verlag con sede en Friburgo, proporciona una respuesta, pero tiene medio siglo de antigüedad.
   
Lo que hoy se llama el “Camino Sinodal” como proyecto de reforma católica de obispos y laicos se denominó “Sínodo Conjunto de las Diócesis de la República Federal de Alemania” a principios de la década de 1970.  También en ese momento, en Wurzburgo, los católicos se vieron en una situación de agitación, lidiando con nuevas salidas después del Concilio Vaticano II (1962-1965) por un lado y el poder vinculante cada vez menor de su Iglesia en una sociedad cada vez más secularizada por otro lado. el otro.
    
Los temas de entonces eran en gran medida los de hoy: la moralidad sexual que la sociedad apenas toma en serio, la administración del poder dentro de la iglesia y el papel de las mujeres, que constituyen la mitad de los miembros pero cuya influencia real es más bien nula.  Al final, el Sínodo de Wurzburgo aprobó 18 resoluciones y 6 documentos de trabajo. Desde el principio, hubo un interés en unir teológicamente los documentos con sus diferentes temas.

Una teología con “rostro al mundo”
Por lo tanto, se encargó al teólogo de Münster, Johannes Baptist Metz (1928-2019), que probara suerte en tal pieza. El resultado fue su texto “Nuestra esperanza” (Unsere Hoffnung), con mucho, el documento más importante de los años de Wurzburgo en términos de su historia de impacto. En él, Metz pide una teología con “rostro al mundo”, no se preocupa por verdades supuestamente eternas, sino por la vida concreta aquí y ahora: ¿Dónde, para decirlo teológicamente, la historia de la fe y la historia de la la vida se entrelazan?
  
Johannes Baptist Metz
   
El filósofo y teólogo vienés emérito, Johann Reikerstorfer, se ha tomado la molestia de transcribir y editar las grabaciones inéditas de las conferencias sobre “Nuestra esperanza” (Metz le había dejado el material antes de su muerte).
   
Johann Reikerstorfer
   
El resultado son unas 550 páginas de búsqueda de Dios. El austriaco habla de la “lucha teológica por el poder de orientación de la fe cristiana que da sentido”, formulada por Metz en el debate intelectual con los disidentes.
   
¿Qué dice esto sobre el celo reformador en el Camino Sinodal, sobre las preguntas que necesitan ser respondidas hoy? Reikerstorfer ve una “gran pobreza de teología” en los debates de Fráncfort en comparación con medio siglo antes.  En una entrevista con la Agencia Católica de Noticias (KNA), se pregunta si la reivindicación política del cristianismo formulada por Metz no está siendo completamente ignorada en las deliberaciones. Quizás, sin embargo, la teología es tan rara en Fráncfort porque, como dice Metz, está “comprometida con hablar de Dios”.
  
A pocas semanas de la próxima asamblea, todo el proyecto sinodal está bajo una presión considerable, tanto a nivel nacional como internacional, de la derecha y de la izquierda. Y, por supuesto, de Roma, de donde la Iglesia Católica Alemana recibió otra carta el mes pasado. Sin remitente personal y sin firma, pero con una advertencia contra una ruta especial alemana.

“Mucho derecho canónico y poca teología”
El Camino Sinodal ahora tiene que responder preguntas, externas e internas: ¿Se trata principalmente de trabajar en Fráncfort a través de una agenda eclesiástica-política comprensible para muchos, y menos sobre teología? ¿Qué dice sobre el Camino Sinodal cuando en la Asamblea Católica de Stuttgart el Presidente Federal religiosamente neutral visita el estado del proyecto de reforma, lo alienta a continuar, y los responsables están muy contentos por eso? ¿No están los profesores en el camino equivocado cuando ellos, en lugar de los obispos, se ven atrapados en la política de la iglesia en lugar de tratar científicamente la cuestión de la fe hoy? Además, según una acusación de teólogos en el extranjero, ¿por qué los alemanes no se relacionaron mejor antes de que comenzara el proceso?
   
Con respecto al Camino Sinodal, Reikerstorfer habla de “mucho derecho canónico y poca teología”, aunque la mayoría de los canonistas católicos ahora se mantienen muy alejados del Camino Sinodal. Para ellos está claro que un sínodo puede lograr muy poco si al final el Papa no está de acuerdo. Este ya era el caso hace medio siglo cuando el Sínodo de Wurzburgo envió sus resoluciones a Roma, y ​​posteriormente ni siquiera recibió una respuesta. A este respecto, se podría decir que Metz y su enfoque teológico –en términos de política de poder– no tuvieron éxito al final.  Sin embargo, al menos formuló “Una confesión de fe en este tiempo” y “Nuestra esperanza”.
 
*****
  
UNA NOTA SOBRE EL SÍNODO DE WURZBURGO, EL PARIENTE POBRE ALEMÁN (Y MENOS EXITOSO) DEL VATICANO II
  
De “Sufrir por la Iglesia”, de Heinrich Fries (enfáticamente no recomendado).
  
«El Sínodo General de Alemania Occidental (1971-1975) tuvo como objetivo la aplicación e inculturación del Concilio Vaticano II en la Iglesia Católica Alemana a la luz de los nuevos problemas expresados ​​tan turbulentamente en el Katholikentag (Día Católico) de 1968 en Essen. 
  
«Catolicismo crítico»: escena en el servicio de clausura del Katholikentag en septiembre de 1968 en Essen, que tuvo como tema «En medio de este mundo».
   
Fue solo con un gran esfuerzo que el cardenal Julius Döpfner pudo leer un saludo del Papa. En ese momento se formó un plan para preparar y convocar un Sínodo General de todas las diócesis de Alemania Occidental. La idea de tal Sínodo fue sugerida por el mismo Concilio, que había recordado la idea de un sacerdocio universal y la responsabilidad de todos los fieles en el cumplimiento del mandato transmitido a la Iglesia, y había hecho tomar conciencia de la unidad de la misión eclesiástica y la participación de todos los miembros del Pueblo de Dios en la misión de la Iglesia y en el triple oficio de Cristo.
  
Durante el 82.ª Katholikentag alemán, un centro de acción pidió a los fieles presentes que apoyaban al Papa Pablo VI expresar su desconfianza a causa de la encíclica “Humánæ Vitæ” y pedirle su dimisión. El cartel dice: «Nosotros no hablamos de “la píldora”. Nosotros la tomamos».
  
El Sínodo de Wurzburgo, compuesto por obispos, sacerdotes, teólogos, miembros de órdenes religiosas y laicos, fue un centro sin igual de comunicación, la experiencia y el intercambio de una Commúnio viva dentro del Pueblo de Dios, que juntos buscaron y encontraron soluciones a través del diálogo y el razonamiento basado en la fe. Ciertamente el Sínodo también tuvo sus altibajos; hubo tensiones que a veces se convirtieron en una prueba de resistencia, expresiones de una potencial pluralidad en la Iglesia. Pero la red no se rompió. Se reconoció la buena voluntad y el compromiso con la Iglesia de todos los participantes. Eso creó una base sólida para la comunidad. Incluso los compromisos, que a menudo tenían que ser resueltos, eran un signo de respeto mutuo. 
    
Este no es el lugar para presentar los temas y conclusiones de este Sínodo. La “edición completa oficial” proporciona esta información. Especialmente impresionante es la declaración básica del Sínodo y su declaración, “Nuestra esperanza”. Una declaración de fe para este tiempo. Es de manera decisiva la obra de Johannes B. Metz y lleva su sello en forma y contenido. El borrador inicial no pocas veces fue discutido con vehemencia, aparentemente debido a su unilateralidad, pero al final fue aprobado por una gran mayoría. Es un texto que hoy sigue siendo tan conmovedor, fresco y alentador como lo fue durante el mismo Sínodo. El presidente del Sínodo General, el cardenal Julius Döpfner, explicó al final de la asamblea plenaria final en noviembre de 1975: “El Sínodo ha terminado, comienza el Sínodo. La verdadera tarea, cumplir con espíritu y vida lo que se deliberó y resolvió en Wurzburgo, aún está ante nosotros. Espero que la publicación de esta edición completa sea una ayuda para que el espíritu y la letra de las conclusiones del Sínodo, bajo la guía del Espíritu de Dios en la Iglesia, asuman una forma concreta y fecunda en todos los niveles de la Iglesia de nuestro país. A esta grandeza de fe, esperanza y caridad ha querido servir el Sínodo General. Es en este objetivo que debe inspirarse todo el trabajo de traducción práctica posterior al Sínodo”. El Sínodo General en Wurzburgo tenía como objetivo la reanudación del Concilio y su inculturación en Alemania.
    
A veces se lo denominaba el “Concilio Alemán”. El canto de clausura del Sínodo no fue “Ver una casa llena de gloria”, sino “¡Despertad, la voz nos llama!”. Desde entonces, el Sínodo se ha desvanecido de la memoria incluso más que el propio Concilio. Apenas se han cumplido algunas de las grandes expectativas. De hecho, ha llegado al punto en que aquellos que citan el Sínodo hoy y se basan en él como autoridad y foco de la Iglesia Católica en Alemania despiertan sospechas en algunos círculos de que ya no se sostienen sobre la base firme de la Iglesia Católica de Alemania el día de hoy, que lloran por algo que incluso en su día fue visto con desconfianza, sobre todo porque en la votación y aprobación de las resoluciones, el Sínodo en su conjunto actuó como representante del Pueblo de Dios en la República Federal. Añádase a esto que las decisiones acordadas por el Sínodo fueron en su mayor parte rechazadas por Roma, incluso la concesión de permiso para celebrar un sínodo cada diez años. Eso no fue muy alentador, pero hasta ahora se ha entendido que significa que solo pueden tener lugar sínodos diocesanos, como en la diócesis de Rotemburgo-Stuttgart, en el que el Sínodo de Wurzburgo no solo fue mencionado sino que siguió siendo extremadamente influyente en muchas de las Declaraciones de Rotemburgo-Stuttgart».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)