Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 6 de diciembre de 2021

MEDITACIONES PARA EL ADVIENTO, NAVIDAD Y EPIFANÍA (DÍA NOVENO)

Meditaciones dispuestas por San Alfonso María de Ligorio, y traducidas al Español, publicadas en Barcelona por la imprenta de Pablo Riera en 1859. Imprimátur por D. Juan de Palau y Soler, Vicario General y Gobernador del Obispado de Barcelona, el 30 de Octubre de 1858.
     
MEDITACIÓN 9.ª: Diléxit nos, et trádidit semetípsum pro nobis. (Nos amó y se entregó a Sí mismo por nosotros. Efesios V, 2).
Considera cómo el Verbo eterno es aquel Dios infinitamente feliz en Sí mismo; de manera que su felicidad no puede ser ya más grande, ni la salvación de todos los hombres podía aumentarla, ni disminuirla cosa alguna. Y con todo, ha hecho y padecido tanto por salvar a nosotros miserables gusanos, que «si su bienaventuranza (dice Santo Tomás) hubiese dependido de la del hombre, no habria podido padecer ni sufrir más», Quasi sine ipso beátus esse non posset. Y en verdad, si Jesucristo no pudiera haber sido bienaventurado sin redimirnos ¿cómo hubiera podido humillarse más de lo que se ha humillado, hasta tomar sobre Sí nuestras enfermedades, los abatimientos de la infancia, las miserias de la vida humana, y una muerte tan cruel e ignominiosa? Solo un Dios era capaz de amar con todo exceso a nosotros miserables pecadores, que éramos tan indignos de ser amados. Dice un devoto autor, que si Jesucristo nos hubiese permitido pedirle las pruebas más grandes de su amor, ¿quién jamás se habría atrevido a demandarle que se hiciese niño como nosotros, que se vistiese de todas nuestras miserias, y además fuese el más pobre entre todos los hombres, el más vilipendiado y el más maltratado, hasta morir por manos de verdugos y a fuerza de tormentos sobre un infame patíbulo, maldecido y abandonado de todos, hasta de su mismo Padre que desampara el Hijo, por no dejarnos sepultados en nuestras ruinas? Pero lo que nosotros no nos habríamos ni aun atrevido a pensar, el Hijo de Dios lo pensó, y lo ha ejecutado. Desde niño se ha sacrificado por nosotros a las penas, a los oprobios y a la muerte. Diléxit nos, et trádidit semetípsum pro nobis. Nos ha amado, y por amor se nos ha dado a Sí mismo, a fin de que ofreciéndole  por víctima al Padre en satisfacción de nuestras deudas, podamos por sus méritos alcanzar de la bondad divina cuantas gracias deseemos: víctima más estimada al Padre, que si le fuesen ofrecidas las de todos los hombres y de todos los Ángeles. Ofrezcamos, pues, nosotros siempre a Dios los méritos de Jesucristo, y por ellos pidamos y esperemos todo bien.
    
AFECTOS Y SÚPLICAS 
¡Jesús mío! Demasiada injusticia haría yo a vuestra misericordia y a vuestro amor, si después que me habeis dado tantas muestras del afecto que me teneis, y de la voluntad de salvarme, desconfiase de vuestra piedad y amor. ¡Mi amado Redentor, yo soy un pobre pecador, pero a estos habeis venido Vos a buscar, según aquello que dijisteis: No he venido a llamar los justos, sí los pecadores. Soy un pobre enfermo, pero a estos habeis venido a curar. Estoy perdido por mis pecados, mas a tales perdidos habeis venido a salvar, porque el Hijo del Hombre vino a salvar lo que había perecido! (San Mateo XVIII, 11). ¿Qué puedo temer, pues, si quiero enmendarme y ser vuestro? Solamente debo temer de mí y de mi debilidad; pero esta mi debilidad y pobreza debe aumentarme la confianza en Vos, que habeis protestado ser el refugio de los pobres, y escuchar sus deseos [Factus est Dóminus refúgium páuperi (Salmo IX, 10). Desidérium páuperum exaudívit Dóminus (Salmo X, 17)]. Esta gracia, pues, os pido, Jesús mío, dadme confianza en vuestros méritos, y haced que por ellos siempre me encomiende a Dios. Padre eterno, salvadme del Infierno, y antes del pecado por amor de Jesucristo. Por los méritos de este Hijo dadme luz para seguir vuestra voluntad: dadme fuerza contra las tentaciones; dadme el don de vuestro santo amor. Y sobre todo os suplico me deis la gracia de pediros siempre que me ayudeis por amor de Jesucristo, el cual ha prometido que Vos concederéis cuanto os pidiéremos en su Nombre. Si de esta manera continúo pidiéndoos, ciertamente me salvaré; pero si no lo hago así, me perderé seguramente. María Santísima, alcanzadme esta gracia suma de la oración de perseverar encomendándome a Dios y también a Vos, que alcanzais de Dios cuanto quereis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)